Desde el departamento de concursos extraños pero interesantes nos llega una competición de malabarismos, en concreto en la variante con 5 bolas (que ya es difícil de por sí) en el formato sólo puede quedar uno: una eliminatoria en la que todos comienzan a la vez y van cayendo como moscas. Lo hacen tan elegante y suave que yo me pasé la primera mitad del vídeo pensando que sólo usaban 4 bolas (!)

Eso sí: son diez minutos tan interesantes como tensos, con gente que parece que va bien y de repente ¡chaf! lo cual es cruel de narices porque tan como eliges tu favorito o favorita ¡adios! cualquier choque o traspiés, uno menos. Como prueba extra de habilidad de vez en cuando les obligan a realizar lanzamientos altos o a cambiar el tipo de dibujo con las bolas; por lo demás todo vale. Sólo puede quedar uno.

Este encuentro de la Internalional Juggler’s Association, en su edición 2018, tuvo lugar el mes pasado en Springfield, Massachusetts.