Doomba

Este hackeo llamado Doomba es una genialidad de Rich Whitehouse. Consiste en utilizar los datos de escaneado de los planos de una casa generados por una aspiradora Roomba para alimentar con ellos un mapa de Doom, el popular videojuego de disparos en primera persona.

Con el código de Doomba, que funciona con una Roomba 980 –y quizá otros modelos– las habitaciones y pasillos de la casa se convierten en escenarios del juego: el script busca la Roomba en la red local, lee el mapa que ha generado y se encarga de otros detalles, con un poco de ayuda humana. No es trivial hacerlo pero es lo que tienen los hackeos raros.

A partir de la estructura del plano real se genera pseudoaleatoriamente el plano general del juego, que es mucho más grande, a menos que vivas en una mansión, claro. De ese modo el entorno pasa a ser un laberinto enorme pero con zonas reconocibles, donde enfrentarse a todos los enemigos a balazos.