Explore The History Of The Ringtone

En Explore The History Of The Ringtone se puede revivir con unos pocos clics la evolución de los tonos de llamada a lo largo del tiempo, desde que Graham Bell desarrollara el primer modelo en 1870 hasta la actualidad.

Los primeros sonidos parecen recuperados de grabaciones antiguas y películas; algunos son prácticamente irreconocibles hoy en día, como los de las centralitas, pero ya hacia 1890 comenzaron los clásicos timbrazos y campanillas y los de muchos modelos se utilizan todavía como sonidos vintage incluso en los modernos móviles.

Explore The History Of The Ringtone

Poco parece que se evolucionó en este aspecto hasta los años 60 cuando surgieron los teléfonos con más electrónica: los modelos de botones, góndola, pared… Esos sonidos son más artificiales pero también muy reconocibles. En los 80 dominaron los teléfonos inalámbricos (paradójicamente «fijos» por lo de que iban conectados a las «líneas fijas») y a mediados de los 80 llegaron los móviles. De estos la página recopila los sonidos originales del DynaTAC 8000X, MicroTAC 9800X y otros como el Nokia 1011 y el 1610. Este último ya tenía una lista de tonos de llamada entre los que se podía elegir cualquiera, algo que imitarían el StarTAC de Motorola y todos los demás.

Con la llegada del siglo XXI los Nokia 3210, 3310, Siemens y Ericsson empezaron a incorporar tonos de llamadas con todo tipo de melodías, algunas MIDI, otras de diversos estilos. Fue la famosa época de los politonos (que se vendían mediante técnicas un tanto… cuestionables, cuando menos). De ahí en adelante la página recopila cientos de modelos de teléfonos móviles más y miles de tonos, así que si sientes añoranza por alguno seguro que ahí lo encuentras.

Curiosamente a partir de 2005 (hasta 2013) se incluye también un «top 10 de canciones convertidas en tonos de llamada», que es como la lista de grandes éxitos de las emisoras musicales y las tiendas, donde aparecen las canciones de música pop que más se han adaptado a los sonidos de los terminales móviles.