El futuro era esto: un robot de limpieza parecido a las máquinas de limpieza actuales pero que funciona de forma completamente autónoma. Se llama Auto‑C y es un invento de Walmart, la popular cadena de grandes almacenes y supermercados.

Entre otras cosas barre, aspira y pule los suelos. Curiosamente lleva un asiento (por si hay que usarlo en modo «manual» con un humano pilotando) pero básicamente deambula él solito por la tienda, como los coches autónomos. Va equipado con cámara, sensores y una pantalla táctil de control; también puede ver unas marcas al estilo de códigos QR que se encuentran en las paredes, para orientarse. Al ponerlo en marcha dicen que conviene «cerrarlo» para evitar que los clientes (especialmente niños) tengan la tentación de sentarse encima.

Dicen que si funciona bien y hace la limpieza en dos horas, son dos horas que los operaciones pueden usar «en hacer otras cosas», como reponer productos o atender a los clientes en las tiendas. «Y así podemos bajar los precios».

Por otro lado el robot-limpiador puede trabajar las 24h excepto el tiempo que necesita para recargarse. Lo mejor de todo es que no cobra sueldo, no se organiza en sindicatos robóticos y no se pone un chaleco amarillo para salir a la calle a protestar. De momento.