Por @Alvy — 27 de Septiembre de 2019

En la EPFL están trabajando en este material que es una especie de piel artificial con retroalimentación háptica. Dicho así puede sonar un poco trabalenguas, pero es simplemente un tejido plástico similar a la piel que puede vibrar, algo que puede recrear la sensación del tacto.

Lo interesante es que haciéndolo vibrar en diferentes lugares a diferentes velocidades (hasta 100 veces por segundo) proporciona esa «retroalimentación» al cuerpo humano tan característica de la piel. La respuesta se adapta instantáneamente y acompaña a los movimientos de los dedos y otras partes del cuerpo. Dicen que puede ser interesante tanto para rehabilitación médica como para entornos de realidad virtual.

Un poco a lo traje de feedback de última generación a lo Ready Player One sí que parece, aunque todavía esté muy lejos de convertirse en un producto comercial.